29/10/14

Multas en Sevilla por buscar alimentos en la basura

Buscar alimentos de la basura en Sevilla puede acarrear multas de hasta 750 euros


Hasta ahora la mayor sanción que tenía la ordenanza de limpieza pública  del ayuntamiento de Sevilla era de 300 euros, desde 2003, actualizándola hasta la máxima sanción a 750 euros


Multas en Sevilla por buscar alimentos en la basura
El incremento de multa por buscar alimentos en la basura
en Sevilla se incrementa hasta 750 euros



El incremento de esta sanción por buscar alimentos en la basura, que coincide cuando más necesidades tiene el ciudadano, la gran mayoría sin ningún tipo de ingreso económico,  es “porque Se manipulan o utilizan alimentos que ya están en un grado de descomposición que pueden provocar daño a la persona como también no sabemos cuál puede ser el destino que se puede dar a lo que se ha obtenido con la rebusca”, afirma Maximiliano Vílchez, delegado de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Sevilla.

Primero les jodo la vida y después les pido perdón

Primero les jodo la vida y después les pido perdón
Por José Luis Sandoval

Cuánto miserable entre los que se acomodan a cargos y crean leyes, normativas, incremento de sanciones, etc. a su antojo sin ni tan siquiera vislumbrarse el más mínimo amago de su intento en erradicar los problemas, en este caso que nadie se tenga que ver en la necesidad de buscar comida entre la basura. Mientras, muchos de estos parásitos sociales, sin haber pegado en su vida un palo al agua sigan  con todas sus necesidades cubiertas ganen o pierdan elecciones, que siempre les queda donde enchufarse, además de seguir cobrando de nuestros impuestos sueldazos vitalicios que, quizás, algo les ha tocado pagar a los que gracias a la mala gestión de lo miserables ahora intentan sobrevivir de alguna forma. 

Luego vienen los "¡perdónenme!", cuando ellos se ven hasta las cejas en la verdadera basura: la corrupción. Para un nuevo refrán: "Primero les jodo la vida y luego les pido perdón"
El Eco de Canarias. Con la tecnología de Blogger.