1/7/16

Joven insulta a Policía Local por Twitter realiza trabajo destacando labor policial

Un joven debe realizar un trabajo que destaque los valores de la Policía Local tras insultar a dos agentes en las redes sociales

Joven insulta a Policía Local por Twitter realiza trabajo destaqcando  labor policial

Un joven de 21 años que publicó en las redes sociales una imagen de dos agentes de la Policía Local capitalina con insultos hacia los mismos, se ha comprometido con un Fiscal a realizar un trabajo de investigación en que destaque la labor de la Policía hacia la sociedad, el cual deberá publicar en el mismo perfil donde hizo públicos los insultos hacia los agentes.

Fue la propia Policía Local, a través de su Gabinete de Información y Comunicación, quien tomó conocimiento de un “tuit” ofensivo hacia dos de sus componentes en la red social Twitter. Se trataba de una imagen en que aparecían dos agentes del Cuerpo de Seguridad cruzando una calle del barrio de Siete Palmas, quedando el rostro de uno de ellos totalmente visible y a la que se adjuntaba un comentario despectivo hacia los policías, que no se percataron de que estaban siendo fotografiados por la espalda y a escondidas.

Aunque el autor de la publicación usaba acrónimos para no hacer pública su identificación, la Policía Local inició una investigación donde relacionó todos los contenidos publicados por el mismo usuario en sus diferentes cuentas de redes sociales, obteniendo la información necesaria que permitió  su completa identificación, datos que fueron comunicados por los agentes a un Juzgado de Instrucción.

Finalmente el Fiscal, en vista de que el autor de los insultos carecía de ingresos económicos para afrontar una multa y tras mostrar este su arrepentimiento mediante un escrito publicado en el mismo perfil donde insultó a los agentes, acordó la realización de un trabajo en que deberá investigar y resaltar la labor de la Policía en la sociedad, el cual tendrá que entregar a la Fiscalía y también deberá publicar en sus cuentas de redes sociales.
El Eco de Canarias. Con la tecnología de Blogger.