12/6/16

Terror islámico en un club gay en Orlando

Un club gay de Orlando bajo el terror islámico, Omar Mateen el ejecutor de 50 muertes


El asesino Omar Mateen ha muerto en un enfrentamiento con la Policía, irrumpió a tiros en el local


Omar Mateen, terrorista islamista asesina a más de 50 personas en un club gay de Orlando

El Estado Islámico reivindica la matanza contra un club gay de Orlando en el que un tirador ha matado al menos a 50 personas. Omar Mateen, el asesino islamista ya era investigado desde hace dos años por sus vínculos con el islamismo radical







El autodenominado Estado Islámico ha reivindicado este domingo el ataque que ha dejado al menos 50 muertos en un club frecuentado por homosexuales en la ciudad estadounidense de Orlando, ha señalado su agencia de noticias oficial Amaq en un escueto comunicado."El ataque que golpeó un club nocturno para homosexuales en Orlando (Florida) y que dejó más de cien muertos y heridos fue llevado a cabo por un combatiente del Estado Islámico", ha indicado la citada agencia de noticias, que suele publicar la reivindicaciones de la organización yihadista que proclamó en 2014 un califato a caballo de Siria e Irak.

La Policía ha identificado al autor de la matanza en el club gay Pulse de Orlando como Omar Mir S. Mateen, de 29 años y estadounidense de origen afgano.
Mateen, guardia de seguridad y fallecido durante el tiroteo, era natural del condado de Port St. Lucie, en Florida, hijo de padres afganos. Según el jefe de policía de Orlando, John Mina, llevaba una pistola y un rifle de asalto, con los que causó la mayor matanza a tiros Estados Unidos. La policía entró al lugar usando explosivos y rompiendo la pared con un carro blindado conocido como BearCat. El sospechoso murió en medio de una ráfaga de tiros, según el relato policial.

Según AFP, el FBI considera que el sospechoso podría tener una "inclinación" por el terrorismo islámico, por lo que investiga el caso como un "acto terrorista". Mir Seddique, padre de Omar Mateen, sospechoso de ser el autor de la matanza, descartó este domingo los motivos religiosos en el suceso y apuntó a la homofobia."Esto no tiene nada que ver con la religión", dijo el padre en declaraciones a NBC News, en las que indicó que su hijo se enfadó hace dos meses cuando, durante una visita a Miami, vio a dos hombres besándose.

La matanza en Pulse, una discoteca popular entre la comunidad gay de esta ciudad turística, vuelve a colocar a EE UU ante el pánico del yihadismo y de la violencia armada. Y condicionará las elecciones presidenciales de noviembre y los siete meses restantes de mandato de Barack Obama.
El Eco de Canarias. Con la tecnología de Blogger.