13/1/16

Carolina Bescansa humilla a las mujeres

Carolina Bescansa humilla a las mujeres llevando a su bebé al "trabajo", al Congreso


Carolina Bescansa, Podemos,  humilla a las mujeres
Carolina Bescansa con su bebé en el Congreso / Foto: Uly Martín - El País



Carolina Bescansa humilla a las mujeres
Por José Luis Sandoval
En España no todas la mujeres son iguales...





Carolina Bescansa, me da igual que sea usted de Podemos; como si hubiera sido del PP, del PSOE, o del  ICP (Investigadores de Casos Parasubnormales)... 

Lo que me indigna de su humillante actitud hacia, por ejemplo, mi esposa, mis hermanas, y todas las mujeres de España es que se crea superior a ellas y que usted pueda hacer lo que le da la gana llevando a su bebé a su "trabajo" del que yo soy una de las personas físicas que le paga su sueldo como tantos millones de personas más.

¿Qué madre puede llevar a su hijo al trabajo, al verdadero trabajo del día a día, al de la lucha y la brega?. El trabajo de levantarse a las 6 de la mañana y no ver a su hijo hasta ya entrada la tarde noche, casi para darle un beso y acostarle (ejemplo camareras, auxiliares de vuelos, enfermeras, limpiadoras de hogar, y un larguísimo etcétera) ¿Cuántas madres no tiene que dejar a sus bebés con los abuelos (las más afortunadas que tengan padres o suegros que se los cuiden) porque no tienen ni para una mísera guardería? Pero usted, si. Usted es quien  mejor puestos los tiene. Está a un nivel muy superior de las demás madres (mujeres). Y para mayor de los colmos es que en "salón de la casta", en el que usted ya ocupa escaño: el Congreso cuenta con guardería.

Y los miembros de su partido, que es también muy grave, no reprocharon su actitud de superioridad, de prepotencia y chulería, sino que se pusieron a hacerle gracietas al pobre bebé.

Y como soy uno más de los muchos que paga a la "empresa" para la que "trabaja" exijo que alguien tome medidas por manipulación de un bebé, de inmediato.


Carolina Bescansa, Podemos,  humilla a las mujeres
Foto: Juan Medina/ Reuters

El Eco de Canarias. Con la tecnología de Blogger.