6/9/14

Canarias papel estratégico en la II Guerra Mundial

Canarias en la Segunda Guerra Mundial


Jaime Rubio Rosales Canarias en la Segunda Guerra Mundial

Canarias papel estratégico en la Segunda Guerra Mundial

Por jaime Rubio Rosales


Canarias en la Segunda Guerra Mundial, Jaime Rubio Rosales
Barranco de  Santos, Tenerife, huellas II Guerra Mundial
Canarias
Septiembre es el mes en el que empieza el verdadero verano canario, con días soleados, sin panza de burro, y con un aumento de temperatura notable. Pero también es el mes en el que se conmemora el inicio de la Segunda Guerra Mundial, en la que  Canarias jugó un papel estratégico
Aunque España se declaró neutral, lo cierto es que Franco puso todo el país, incluidas las islas, al servicio de la Alemania nazi. De hecho, Franco no hubiera podido cruzar el Estrecho de Gibraltar con sus tropas-y comenzar la Guerra Civil- si Hitler no le hubiera proporcionado el transporte aéreo necesario para ello. Tampoco hubiera ganado la guerra contra la República sin la ayuda de los nazis, como todos sabemos. Y eso tenía un precio: ¡la colaboración de España con la Alemania nazi durante la Segunda Guerra mundial!. Y fue una colaboración total porque nuestro país se llenó de espias, militares y funcionarios alemanes. En el terreno militar los alemanes dotaron al Ejercito español de aviones, fusiles, cascos y toda clase de armamento.

En Canarias la base de Gando fue dotada de aviones Messerschmidt, Heinkel y JU/52, que muchos canarios aún recordamos. Además, las costas de las islas se llenaron de nidos de ametralladoras por orden expresa del propio Hitler. Las islas contaban con una base logistica de la Marina alemana, la Krieg Marine, en el viejo edificio Woermann, próximo al muelle de Santa Catalina. Allí se coordinaba el paso de los submarinos alemanes, U-Boten, por las islas, así como su avituallamiento. En el barranco de Tamaraceite se construyeron túneles para almacenamiento de los torpedos  de esos submarinos y repuestos de motores. Se instalaron estaciones de radio en el pico Bandama y en el Teide. Se construyeron lugares de descanso en Fuerteventura y Gran Canaria.

Los Aliados por su parte no se cruzaron de brazos. Los ingleses, cuya relación con los canarios es histórica, movilizaron a su Navy para vigilar a los alemanes en aguas canarias. Intentaron crear un gobierno español en el exilio, apoyado por la burguesía canaria, para lo que mandaron a Las Palmas de Gran Canaria al superespia, Kim Philby. Y cuando Hitler intentó invadir Gibraltar, Churchill amenazó con invadir las Islas Canarias.

Mientras tanto, los canarios que siempre han sido  masivamente anglófilos, asistían al paso de unos y otros por las islas, como si vieran un espectáculo curioso e interesante. Veían en sus puertos los grandes buques de guerra ingleses, como el Hood, que los submarinos alemanes hundirían   poco mas tarde. Y verían el ataque a un submarino aleman-el U167- por los aviones británicos cuando salía de Jandia rumbo a Gran Canaria. Y nuestros paisanos ayudarían a los tripulantes del submarino a abandonarlo en aguas de Las Burras, en el sur de la isla redonda.

Queda claro que las islas no fueron ajenas a  los ajetreos de la Segunda Guerra Mundial, que este mes se recuerda en toda Europa, esperando que no vuelva a repetirse.

Vídeo Túneles y Búnkers en Gran Canaria de la Segunda Guerra Mundial
El Eco de Canarias. Con la tecnología de Blogger.